Etiquetado: Endoso

Pagarés “no a la orden”

SGL Firma 03

La cláusula “no a la orden” impide la transmisión del pagaré a terceros mediante el endoso,  siendo  sólo transmisible  por  cesión  del  crédito  con  los efectos jurídicos que esto tiene.

Los pagarés “a la orden” (todos aquellos donde no figure la cláusula “no a la orden”) se transmiten por endoso, simplemente con la firma del endosante (beneficiario inicial u otro endosatario anterior), puesta al dorso del efecto y la entrega material del pagaré al endosatario. El endosatario  adquiere instantáneamente todos los derechos propios del pagaré, incluido el de cobrarlo a su vencimiento al firmante del efecto.

Cuando la cesión es de un pagaré “no a la orden” debe notificarse al emisor del pagaré de forma inmediata y fehaciente (notarialmente o mediante burofax),  porque el deudor, mientras no le sea notificada la cesión, puede pagar a su primitivo acreedor, quedando liberado de pagar al nuevo (cesionario).

Si, notificada la cesión de un pagaré “no a la orden”, el deudor no manifiesta prontamente su oposición a la cesión de forma expresa, se entiende consentida, aunque sea tácitamente, y queda obligado a pagarlo al nuevo acreedor (cesionario) desde la fecha de recepción de la notificación, sin que se consideren válidos los pagos que pudiera efectuar a su antiguo acreedor. Por tanto, un pagaré “no a la orden” no es transmisible por endoso, sino sólo por cesión de crédito.

Por este motivo, las entidades financieras no abonan el importe del descuento de un pagaré “no a la orden” hasta tener confirmado que el firmante del efecto ha recibido la notificación de la cesión, evitando así el riesgo de que el emisor del pagaré se libere de atenderlo al vencimiento pagándolo al cedente antes de tener conocimiento de la cesión.

Conclusión: No es preciso comunicar el endoso de un pagaré a la orden al emisor del mismo, ya que éste siempre queda obligado a pagarlo a quien resulte su tenedor a la fecha de vencimiento. Con un pagaré “no a la orden”, la situación se traduce bien distinta, ya que, sí el emisor del pagaré “no a la orden” recibe una notificación de embargo de los créditos que el beneficiario inicial del efecto pudiera ostentar en su contra, antes de serle notificada la cesión, habrá de pagarlo al embargante a su vencimiento, aunque la cesión se haya efectuado en fecha anterior a la de la comunicación del embargo.