Categoría: Laboral

Mejora de la productividad

Productividad 02

“La eficiencia es el logro de las metas con la menor cantidad de recursos”

Productividad es la relación entre la cantidad de bienes y servicios producidos y la cantidad de recursos utilizados para obtener dicha producción.

Para medir la productividad deberemos utilizar la siguiente fórmula:

Productividad = Número de unidades producidas / insumos empleados

El objetivo es establecer la relación perfecta entre ambas variables para maximizar la producción total, con grandes beneficios en ahorro de tiempo y costes que impulsan la rentabilidad y el crecimiento. En definitiva, consiste en optimizar al máximo todos los recursos disponibles para producir y conseguir ser más competitivos.

Además, mejorar la productividad de las empresas es un aspecto clave para mejorar el nivel de vida de la sociedad en general y se traduce en mayores salarios, más empleo, incentiva la inversión y permite más rentabilidad para el capital invertido, impulsando, así mismo, el crecimiento de la economía.

¿Y cómo lograrlo? La condición imprescindible para alcanzar mejoras en la productividad de una empresa es que exista una buena gestión empresarial. Se deberá:

  • Ser capaces de detectar los elementos que no funcionan correctamente es fundamental para incrementar la productividad de nuestro negocio. Hay que localizar donde se puede aumentar la eficiencia de la empresa identificando las áreas o procesos en los qué, aplicando nuevas o distintas metodologías, puede conseguirse una mejora productiva: Productos, equipos y procesos productivos, tecnología, personal, proveedores, energía, metodología, sinergias…
  • Deben definirse unos objetivos claros, reales y alcanzables, con la fijación de los plazos en que deben ser realizados. La productividad está asociada a la eficiencia y al tiempo.
  • El equipo humano es una de las partes esenciales para la consecución de cualquier proyecto de mejora de productividad.
  • Identificación de los indicadores que vamos a utilizar para medir los distintos factores que intervienen en el proceso de mejora. Para evaluar la eficiencia productiva y las capacidades de que se disponen, habrá que contemplar aspectos financieros, de estructura, productivos, procesos, tecnológicos, del mercado y la calidad, y por supuesto, el equipo y la mano de obra.
  • Implementar los cambios y mejoras.
  • Revisión constante y control de los cambios y mejoras alcanzados en base a los indicados utilizados. Debe existir una constante supervisión con el fin de poder corregir cualquier desviación surgida.

Si la productividad la medimos en términos laborales, será sinónimo de rendimiento.

Una buena productividad laboral es el resultado de saber utilizar los recursos con los que cuenta la empresa de forma adecuada y tener claro que dedicar más horas al trabajo no tiene por qué traducirse en una mayor productividad.

Acciones que se deben realizar para alcanzar una mayor productividad laboral:

  • Que cada empleado tenga claro cuáles son las metas y objetivos marcados, evitando la falta de motivación.
  • Cuidar el ambiente de trabajo.
  • Clima de comunicación constante.
  • Fomentar el trabajo en equipo.
  • Establecimiento de planes de incentivos por la consecución de objetivos.
  • Saber delegar responsabilidades.
  • Potenciar medidas de conciliación y flexibilidad laboral
  • Planificación.
  • Contar con tecnología adecuada y actualizada, y capacitar al personal para su correcto uso.
  • Incentivar a la plantilla para que aporten ideas y nuevos proyectos: Incentivar la creatividad.
  • Contacto permanentemente con los clientes para conocer de primera mano sus necesidades.
  • Evaluación constante de la empresa y de sus trabajadores, con el fin de conocer los aciertos y desviaciones.

Por último, existen distintas técnicas que desarrollan sistemas de acciones y toma de decisiones orientadas a la mejora de la productividad. Destacamos, entre otras:

  • Lean: Se basa en la eliminación de “desperdicios” en la gestión.
  • Kanban: Gestiona las tareas de trabajo dentro de una empresa.
  • Scrum: Se basa en las buenas prácticas, el trabajo en equipo y la fijación de objetivos y tareas con la aplicación de un sistema de retroalimentación continuo.

¿Nómina o factura para los autónomos societarios?

Nómina o factura

Con la Reforma Fiscal y la nueva Ley del IRPF, a partir del 1 de enero de 2015, las retribuciones recibidas en concepto de prestación de servicios profesionales por autónomos que participen en una sociedad serán consideradas como rendimientos de actividades económicas.

Los autónomos societarios que desempeñen una actividad profesional remunerada para su sociedad deberán cobrar por factura y no por nómina, siempre y cuando su cotización se efectúe en el régimen de autónomos o en una mutualidad que actúe como alternativa.

Para que los socios trabajadores se vean en la obligación de emitir factura por los servicios prestados en vez de percibir un salario, deben concurrir las siguientes circunstancias:

  1. Que los rendimientos provengan de una entidad de la que sea socio con independencia de si es administrador o no.
  2. Que deriven de la realización de actividades profesionales. Esto es, que realice actividades calificadas como profesionales por la Agencia Tributaria (Son las actividades incluidas en la (Sec. 2ª tarifas IAE).
  3. Que el perceptor esté incluido en el régimen especial de autónomos de la Seguridad Social, o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa. El alta será obligatoria en base al porcentaje de propiedad en la sociedad, y a la determinación se tiene o no el control de efectivo de la Sociedad (labores de administrador, dirección o gerencia).

Consecuencias

Los socios autónomos trabajadores deberán cumplir con los requisitos que suponen ser un empresario individual.

  • Renta: Ya no tributarán como rendimientos del trabajo sino como actividades económicas, aunque esto le permitirá deducir más gastos.
  • El socio-trabajador deberá emitir una factura a su empresa por tales actividades, repercutiendo el IVA correspondiente, deberá darse de alta en el Censo de empresarios e IAE, deberá llevar libros registro de facturas, presentar liquidaciones trimestrales y anuales de IVA e IRPF, etc. Podrá deducirse, por otro lado, los gastos necesarios para el ejercicio de su actividad.

El IVA que repercuta el socio será deducible para la sociedad. A nivel de renta, el socio trabajador dejará de tributar como rendimientos del trabajo para pasar a hacerlo por actividades económicas con la posibilidad de deducción de más gastos.

Importante

Esta norma sólo es aplicable a PROFESIONALES. Para las actividades empresariales se sigue como hasta ahora, con la nómina del socio trabajador en la sociedad, y si percibe ingresos como administrador en base a los estatutos de la Sociedad, será necesaria una nómina aparte con la correspondiente retención, 37% para 2015 y 35% para 2016, de consejeros y administradores.

Para determinar el concepto de actividad profesional, deberá acudirse al epígrafe del IAE en el que se esté dado de alta. Si se está en una actividad profesional y se cobra por a la sociedad por estos servicios como profesional se deberá emitir factura. Actividades del IAE:

https://www2.agenciatributaria.gob.es/ADUA/internet/es/aeat/dit/adu/adws/certificados/Tabla_de_epigrafes_IAE.pdf

Sobre el IVA a facturar

Sobre el tema de que la factura lleve IVA o no, el TJUE, existe un caso, el caso Van Der Steen, donde se concluye que el socio no es sujeto pasivo del IVA, y que por tanto el socio no debe facturar con IVA a su empresa. Si se sigue este criterio, no habría que darse de alta con el 036 ni realizar las facturas con IVA a la sociedad. No obstante, el aplicar este criterio sin que haya una postura clara y definida de la AEAT puede ser optar por una posición de conflicto con la Administración tributaria.

Por tanto, mientras no exista una aclaración clara y concisa de la AEAT, es de sentido común efectuar el alta en el IAE y aplicar el IVA correspondiente en estas facturas.

Claves de la reforma fiscal 2015 para las sociedades

Reforma fiscalRetenciones

Retenciones a aplicar desde 2015

Se establecen nuevas retenciones a practicar desde el día 1 de enero de 2015. Estas son: Ver.

Retenciones a trabajadores

Las nuevas retenciones a practicar a trabajadores varían en función de los ingresos percibidos, produciendo una disminución de los % a aplicar. Se actualizan los importes de la retribuciones que no obligan a aplicar retención en función del número de hijos, otros descendientes y de la situación del contribuyente. http://cincodias.com/cincodias/2015/01/27/economia/1422383117_313828.html

Por los atrasos que se cobren de ejercicios anteriores, el porcentaje de retención será del 15%.

Se actualizan los importes de la retribuciones que no obligan a aplicar retención en función del número de hijos, otros descendientes y de la situación del contribuyente.

Cambios según el tipo de sociedad y actividad

Profesionales que trabajan para una sociedad de la que es socio

Los profesionales que trabajan para una sociedad de la que son socios y que les supone estar dado de alta por ello en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social (o en una mutualidad de previsión social alternativa), en lugar de tener una nómina para retribuir su trabajo deberán de emitir factura a su sociedad.

Esta medida supone que los socios que hasta ahora han tenido una nómina, deberán ahora darse de alta en la Agencia Tributaria en el epígrafe que corresponda a la actividad profesional que realiza (sección 2ª del IAE)  y deberán emitir facturas con su IVA correspondiente para cobrar los trabajos que presta a la sociedad, en lugar de hacerlo mediante una nómina. Además, deberán llevar al día los libros de ingresos, gastos e inversiones, así como presentar las declaraciones trimestrales de IVA (modelos 303 y 390).

Sociedad patrimonial

Se introduce el término de “sociedad patrimonial” para denominar a aquellas entidades que se destinan principalmente a la gestión de un patrimonio (inmobiliario o mobiliario) y no a realizar una actividad económica. Se entenderá que es una entidad patrimonial aquella en la que más de la mitad de su activo esté constituido por valores o por bienes y derechos que no se destinen a realizar una actividad económica. El valor del activo, de los valores y de los elementos patrimoniales no afectos a una actividad económica, será el que se deduzca de la media de los balances trimestrales del ejercicio de la entidad.

Sociedades de arrendamiento de inmuebles

Para que la actividad de arrendamiento de inmuebles se considere una actividad económica se exige sólo que para hacer la misma se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa. Se elimina el requisito de tener un local dedicado exclusivamente a la actividad.

Sociedades civiles (a partir de 2016)

Las sociedades civiles que tienen un objeto social de carácter mercantil, a partir del día 1 de enero de 2016 deberán tributar en el Impuesto de Sociedades. Es decir, los socios dejarán de atribuirse la parte de beneficio que le corresponde a cada uno en su declaración de IRPF y será la sociedad civil quien declarará y tributará por el total del beneficio en el Impuesto de Sociedades. Deberán llevar una contabilidad y tendrán obligaciones fiscales y contables similares a las de una sociedad mercantil.

En caso de disolución durante los primeros 6 meses de 2016, se da la opción a sus socios de tener un régimen especial para diferir la tributación y la exención en los impuestos de transmisiones patrimoniales (ITPAJD) y el impuesto por el incremento de valor de terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU).

Por último, se considera que no tienen un objeto mercantil las sociedades profesionales, agrícolas, ganaderas, forestales, pesqueras y mineras.

Cambios en el cálculo del Impuesto de Sociedades

Nuevas tablas de tipos impositivos

Se aprueban los nuevos tipos impositivos a aplicar sobre la base imponible en el Impuesto sobre Sociedades. Ver.

Amortizaciones

  • Se aprueban nuevas tablas de amortizaciones: Se modifican y simplifican las tablas con los porcentajes de amortización de cada tipo de inversión.
  • Se establece una libertad de amortización para elementos de inversión con un valor unitario inferior a 300,00€ (antes era de 600,01€) y con un importe máximo de amortización de 25.000€ anuales.
  • Desaparece la libertad de amortización para sociedades laborales, explotaciones agrarias y activos mineros.
  • Desde 2015 se puede deducir hasta el 5% del importe de las inversiones intangibles que tienen una vida útil determinada independientemente de su contabilización.
  • El inmovilizado intangible de vida útil definida se amortizará de acuerdo con su vida útil y el de vida útil indefinida, así como el fondo de comercio, minorará fiscalmente su precio de adquisición en un plazo de veinte años, eliminándose los requisitos de adquisición onerosa, adquisición intragrupo y dotación de la reserva indisponible.
  • Para el período impositivo 2015, la amortización correspondiente al fondo de comercio está sujeta al límite del 1% de su importe, la del inmovilizado intangible de vida útil indefinida para el mismo período y que no tenga la consideración de fondo de comercio al del 2% anual de su precio de adquisición y se mantienen las limitaciones a las cantidades pendientes de amortizar
  • Los nuevos porcentajes se aplicarán para bienes adquiridos antes del 1 de enero de 2015 sobre el valor neto fiscal del bien a dicha fecha.

Deterioros

La nueva ley establece que no serán deducibles:

  • Las pérdidas por deterioro del inmovilizado material, inversiones inmobiliarias e inmovilizado intangible, incluido el fondo de comercio.
  • Las pérdidas por deterioro de los valores representativos de la participación en el capital o en los fondos propios de entidades. Se mantiene la no deducibilidad de la retribución de los fondos propios, pero se introducen dos matizaciones, así, se considera como retribución de fondos propios la correspondiente a valores representativos de capital o de fondos de entidades, independientemente de su consideración contable y los rendimientos de préstamos participativos dentro de un mismo grupo de sociedades. Su tratamiento contable tiene la característica de un pasivo y su coste es un gasto financiero, pero fiscalmente se pasa a considerar como participación en el capital y el coste no será deducible.
  • Las pérdidas por deterioro de los valores representativos de deuda.
  • La normativa actualmente en vigor permite deducir de las rentas positivas obtenidas en la transmisión de los inmuebles, el importe de la depreciación monetaria producida desde el 1 de enero de 1983. Sin embargo, la nueva Ley suprime los coeficientes de actualización monetaria aplicables sobre el valor de adquisición en la transmisión de inmuebles, por lo que el efecto de la inflación no se corrige.
  • La reversión de las pérdidas por deterioro de estos elementos que fiscalmente fueron deducibles en ejercicios anteriores, se considerarán como ingresos en el impuesto en el período impositivo en que se produzca la recuperación de su valor contable.
  • Se mantiene la deducibilidad de las existencias y de los créditos y partidas a cobrar.

Gastos de atención a clientes y proveedores

Desde 2015 se establece un importe máximo de los gastos de atención a clientes y proveedores que se pueden deducir como gastos de la actividad en el 1% del importe neto de la cifra de negocio.

Retribución a administradores

Deja de considerarse una liberalidad la retribución satisfecha a los administradores por sus funciones de alta dirección y otras funciones desarrolladas de acuerdo a un contrato laboral con la entidad.

Gastos no deducibles

No serán deducibles fiscalmente como gastos:

  • Los donativos y liberalidades (gastos innecesarios para la actividad)
  • Los intereses de los préstamos con partes vinculadas, según ciertas condiciones.
  • Los gastos financieros superiores a 1 millón de euros, según ciertas condiciones. Se mantiene la restricción a la deducibilidad de los gastos financieros netos en el 30% del beneficio operativo. Para su determinación se tienen en cuenta dividendos o participaciones en beneficios de entidades en las que, o bien el porcentaje de participación, directo o indirecto, sea al menos el 5%, o bien el valor de adquisición de la participación sea superior a 20 millones de euros. Se prevé una limitación adicional en relación con los gastos financieros asociados a la adquisición de participaciones en entidades cuando, posteriormente, en los siguientes cuatro años, la entidad adquirida se incorpora al grupo de consolidación fiscal al que pertenece la adquirente o bien es objeto de una operación de reestructuración.

Deducciones que se eliminan

Desaparecen las siguientes deducciones:

  • Para el fomento de las TIC.
  • Por reinversión de beneficios extraordinarios.
  • Por inversiones medioambientales.
  • Por gastos de formación profesional.

Deducciones que se mantienen

Deducciones por creación de empleo:

  • Las entidades que contraten a su primer trabajador a través de un contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores, siendo menor de 30 años, podrán deducir de la cuota íntegra la cantidad de 3.000 euros.
  • Las empresas con una plantilla inferior a 50 trabajadores en el momento en que concierten contratos de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores, con desempleados beneficiarios de una prestación contributiva por desempleo, podrán deducir de la cuota íntegra el 50% del importe que sea menor de los siguientes:
    1. El importe de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación.
    2. El importe correspondiente a doce mensualidades de la prestación por desempleo que tuviera reconocida.
  • Será deducible de la cuota íntegra la cantidad de 9.000 euros por cada persona/año de incremento del promedio de plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado entre el 33% y el 65%, contratados durante el año y respecto a la plantilla media de trabajadores de la misma naturaleza del año anterior. La deducción será de 12.000 euros para un grado igual o superior al 65%.

Deducción por actividades de investigación y desarrollo (I+D+I):

  • Se mantiene la deducción con ciertas mejoras respecto a la consideración de los conceptos de I+D+I y en la base de la deducción. Las empresas que destinen cuantías superiores al 10% de su cifra de negocio podrán elevar de 3 a 5 millones de euros anuales el importe de dicha deducción.

Deducción por actividades de innovación tecnológica:

  • Deducción del 12% de los gastos efectuados en el período impositivo.

Deducciones cinematográficas y audiovisuales:

  • Deducciones por inversiones y en determinadas producciones españolas de largometrajes cinematográficos y de series audiovisuales.

Deducción por donativos:

  • Las donaciones fidelizadas, realizadas por las personas jurídicas, tendrán derecho a una deducción del 40%, si bien en 2015, dicho porcentaje se fija en el 37,5%.

Deducción por reversión de medidas temporales

  • Se crea esta nueva deducción para todos aquellos que se vieron afectados por la limitación de las amortizaciones o se acogieron a la actualización de balances. El objetivo es minorar el coste económico que les puede generar la reducción del tipo de gravamen. La deducción será de un 5% de las cantidades que se integren en la base imponible, derivadas de amortizaciones no deducidas en los períodos impositivos iniciados en 2013 y 2014, siendo del 2% en los períodos impositivos que se inicien en 2015.

El derecho de comprobación de la AEAT prescribirá a los 10 años a contar desde el día siguiente a aquel en que finalice el plazo establecido para presentar la declaración o autoliquidación correspondiente al período impositivo en que se generó el derecho a su aplicación.

Reserva de capitalización

Se crea la reserva de capitalización como sustituta de la deducción por reinversión, permitiendo a las empresas no tributar por el 10% de sus beneficios a condición de que estas cantidades se destinen a reservas de la empresa, no tributando por la parte del beneficio que se destine a este fin. La condición es que la reserva sea indisponible, no siendo necesario que la empresa reinvierta esta cantidad. Los requisitos son:

  • Que el importe del incremento de los fondos propios de la entidad se mantenga durante un plazo de 5 años desde el cierre del período impositivo al que corresponda esta reducción, salvo por la existencia de pérdidas contables en la entidad.
  • Que se dote una reserva por el importe de la reducción, que deberá figurar en el balance con absoluta separación y título apropiado y será indisponible durante ese plazo de 5 años.

Reserva de nivelación

De igual manera, se crea la Reserva de Nivelación, que consiste en que las entidades a las que se les aplique el régimen de entidades de reducida dimensión podrán minorar un 10% de su base imponible para compensar posibles pérdidas de los cinco años siguientes, con un límite máximo de un millón de euros. Es una opción que la empresa puede efectuar o no. Así, se puede optar por no tributar por estos beneficios para cubrir las posibles pérdidas futuras. Y si no se dieran en ese periodo bases imponibles negativas se beneficiaría del diferimiento en la tributación del importe “reservado”.

La aplicación de ambas reservas puede reducir el tipo efectivo de tributación para estas empresas hasta el entorno del 20,25%.

Bases imponibles negativas

Se suprime el límite de 18 años para compensar las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores. Se introduce una limitación cuantitativa en el 70% de la base imponible anterior a los ajustes de la reserva de capitalización, admitiéndose en todo caso un importe mínimo de un millón de euros. El porcentaje de limitación pasa a ser del 70%, aunque para el ejercicio 2016 será del 60%.

Se amplía el plazo de comprobación e investigación por la Administración de estas compensaciones, que será de hasta 10 años.

Dividendos cobrados de la empresa

Desde 2015, si la sociedad reparte dividendos (reparto de beneficios entre los socios de la sociedad) éstos se declararán íntegramente en la renta de cada socio, anulándose la exención en renta para los primeros 1.500€.

Otras notas

Otras variaciones a destacar:.

  • En la regulación del hecho imponible, se incorpora el concepto de actividad económica, que no presenta diferencias relevantes respecto al utilizado en el IRPF
  • Restricción del perímetro de vinculación, Se limita el concepto de operación vinculada entre socio y sociedad al 25 % sobre el capital.
  • Se recupera el supuesto de la vinculación de hecho o, dicho de otro modo, el ejercicio del poder de decisión de una entidad sobre otra.
  • En el ámbito de las operaciones vinculadas, la documentación tendrá un contenido simplificado para entidades o grupos cuya cifra de negocios sea inferior a 45 millones de euros. Se elimina la jerarquía de métodos de valoración que contenía la regulación anterior para determinar el valor de mercado, admitiéndose, adicionalmente, con carácter subsidiario otros métodos y técnicas de valoración, siempre que respeten el principio de libre competencia. Esta ley establece reglas específicas de valoración para las operaciones de los socios con las sociedades profesionales, ajustadas a la realidad económica.
  • Se modificación régimen sancionador por otro menos gravoso.
  • Nuevo tratamiento de la doble imposición: La presente Ley incorpora un régimen de exención general para participaciones significativas, aplicable tanto en el ámbito interno como internacional, eliminando en este segundo ámbito el requisito relativo a la realización de actividad económica, si bien se incorpora un requisito de tributación mínima que se establece en el 10 por ciento de tipo nominal.
  • Se equipara el equiparar el tratamiento de las rentas derivadas de participaciones en entidades residentes y no residentes, tanto en materia de dividendos como de transmisión de las mismas.
  • Mejoras en el régimen de consolidación fiscal.
  • En el régimen de las operaciones de reestructuración, se obliga a comunicar a la Administración la realización de estas operaciones, desaparece el tratamiento fiscal del fondo de comercio de fusión, se establece la subrogación de la entidad adquirente en las bases imponibles negativas generadas por una rama de actividad.
  • Ley 27/2014 del Impuesto de Sociedades (LIS). Entrada en vigor de la Reforma, 1 de enero de 2015.

 

 

 

 

Tipos de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF para 2015

Tipos de retenciones IRPF 2015

Coaching, Coach y Coachee

Coach 01

Coaching es la disciplina de asistir a las personas, a través de la conversación, para que se movilicen de manera exitosa para alcanzar los objetivos deseados superando las limitaciones y potenciando las fortalezas. Consiste en ayudarlas a aprender en lugar de enseñarlas.

En la relación entre Coach y Coachee –entrenador y entrenado- el Coachee no debe esperar encontrar en el Coach a un gran amigo o al mejor consejero. Aun así, debe establecerse entre ambos un verdadero marco de confianza.

El Coaching busca sacar lo mejor de cada uno de nosotros, acompañando a cada persona en su desarrollo. Es un proceso encaminado a que el Coachee –el profesional– descubra por sí mismo cuáles son sus fortalezas y sus carencias y diseñe su futuro en consecuencia. Sirve para que cada uno se descubra a sí mismo, y sea el responsable de su propio destino.

La función del Coach es plantear desafíos y servir de guía para que el Coachee descubra sus propias cualidades y su verdadero potencial, y cumpla con los objetivos y las acciones que él mismo se ha marcado. Es un camino duro que debe recorrerse por sí solo.

La clave del éxito está en que el profesional debe enfrentarse a sus propios retos y desarrollar las habilidades necesarias para asumir los distintos desafíos en los que puede o quiere verse inmerso.

Pero la tendencia es pensar que un proceso de Coaching es algo mágico que va a solucionar los problemas a los que nos enfrentamos sin esfuerzo ni compromiso alguno. Y no hay nada más alejado de la realidad. El Coaching requiere grandes dosis de compromiso y puede convertirse a veces en una experiencia poco agradable. Aun así, es uno de los métodos de desarrollo más poderosos.

El Coach no está para realizar sugerencias y nunca toma partido. Si lo que realmente se busca es consejo y ayuda a los problemas profesionales para alcanzar una salida, el Coaching no es el camino. En estos casos, la opción más acertada es recurrir a la Consultoría, a un mentor o asesor, o incluso, a un amigo, pero nunca a un Coach. A diferencia de los Coachs, éstos forman y enseñan al profesional durante el periodo de tiempo necesario para conseguir convertirlo en el perfil deseado.

¿Por qué es necesario acometer procesos de reorganización?

Lego Organización WP

“Siempre lo hemos hecho así’, “Si se hace así, será por algo”

Estas frases nos deben sonar bastante, pero… ¿Realmente, lo estamos haciendo bien? ¿Es lo que realmente necesitamos? ¿No nos estaremos equivocando?

Es muy habitual encontrarnos con organizaciones qué, disponiendo de un buen producto y un buen equipo, no disponen de una estructura empresarial sólida que lo sustente y que les permita mantenerse o crecer. No son fuertes internamente debido a una mala organización, procesos erróneos o poco definidos, poca unión entre sus áreas, recursos infrautilizados que disminuyen la eficiencia del negocio, controles de gestión deficientes, falta de información para la toma de decisiones, nula planificación, falta de estrategia empresarial…

Necesitan, entonces, optimizarse y fortalecer su modelo de negocio: La empresa se encuentre por debajo de su potencial al poseer una estructura organizativa que no se adaptada a la realidad del negocio y a las necesidades de los clientes y del mercado.

En otras ocasiones, el día a día nos gana la batalla y acabamos siendo arrastrados por la organización, cuando debe ser al revés: Nosotros somos los conductores y por tanto, debemos controlar nuestra organización antes de que ella nos controles a nosotros.

O cuando la empresa se encuentra inmersa en situaciones de crisis o momentos difíciles, cuando no se están alcanzando las expectativas previstas, cuando no se cumplen los planes de negocio, cuando disminuyen nuestras ventas, cuando aparecen desequilibrios financieros y de tesorería difíciles de sobrellevar…

En todos estos casos, debemos detenernos, analizar la situación, y si es necesario, pedir ayuda para cambiar la situación y mejorar el funcionamiento de nuestra empresa.

Es el momento de actuar: Cuando una empresa necesita someterse a un profundo proceso de reorganización interna hay que plantarse, tomar decisiones y actuar sobre todo aquello susceptible de realizar acciones de mejora o corrección y optimizar su funcionamiento. De esta manera, se pone en marcha el proceso de cambio.

La consultoría de organización y estratégica se ocupa de prestar esta ayuda y servir de apoyo a las empresas para que éstas alcancen una estructura empresarial sólida y fiable que asiente su futuro y le permita competir en los mercados mediante la diferenciación de su competencia. La consultoría de organización ayuda a construir organizaciones más fuertes y capaces de cumplir con sus objetivos a través del cambio de su modelo de negocio.

Comentábamos en nuestro artículo  “Sobre la consultoría… ¿Qué es la consultoría?” del pasado 10 de diciembre, que son servicios al que las empresas recurren cuando necesitan ayuda para encontrar soluciones a situaciones o problemas que no saben o no pueden afrontar por sí mismas, o cuando buscan nuevas oportunidades de futuro que les permita crecer y alcanzar  objetivos estratégicos. Ayudan a las empresas a identificar y definir los problemas que les afectan, a analizar las causas que los han provocado y a acometer las acciones necesarias para su solución. Son servicios que se contratan para mejorar  los sistemas y métodos establecidos, para planificar y gestionar los cambios en la organización y para perfeccionar o asesorar a los integrantes de la empresa. Aportan, soporte y apoyo a planes de crecimiento, de organización o de mejora de resultados.

La consultoría de organización centra su intervención en la optimización de la gestión empresarial en todos sus procesos y áreas: financiero, contable, administrativo, comercial, producción y recursos humanos, diseñando y aplicando estrategias empresariales en base a las necesidades reales de la empresa.

El trabajo de reorganización debe realizarse de manera diferenciada, personal y conjuntamente con el cliente, es decir, con la colaboración y participación de todos los integrantes de la empresa, porqué los cambios deben producirse desde dentro para qué, una vez instaurados, permanezcan estables de cara al futuro.

Las actuaciones consisten en la localización, evaluación, desarrollo e implantación de soluciones  para corregir y mejorar los procesos organizativos y de dirección existentes, redefiniendo el modelo organizativo y operativo, implantando sistemas de gestión eficientes y diseñando y aplicando mecanismos de seguimiento y control del negocio.

Partiendo de un análisis certero de la realidad y de lo que se pretende que ocurra en el futuro, es fundamental el trazar un plan estratégico claramente definido y establecer modelos de gestión adecuados que pongan en práctica las líneas estratégicas marcadas. Esquemáticamente, organizar implica:

  • El Estudio y análisis de la situación de la empresa.
  • Alcanzar conclusiones, detectar deficiencias y proponer mejoras.
  • Definir los objetivos a corto y largo plazo, y definición de la estrategia y políticas de cambio.
  • Implantación y puesta en marcha de los planes de actuación.
  • Asesoramiento continúo.
  • Seguimiento y corrección de desviaciones.
  • Finalización del proyecto de organización.

Además, es imprescindible elaborar un buen sistema de información que facilite a la dirección y a la empresa la toma de decisiones en base a datos reales y en tiempo real, evitando así que la empresa se gestione “a ciegas” o con información o datos obsoletos. Es de vital importancia que los estados contables y financieros de la organización sean analizados adecuadamente. La contabilidad no debe suponer un mero trámite para cumplir con los requisitos legales. Debe servir como fuente de información para la empresa y para su dirección, y debe ser el punto de partida ante la toma de cualquier decisión.

Por otro lado, hay que establecer mecanismos de seguimiento y control periódico del negocio. El éxito de todo proceso de organización pasa por realizar un continuo seguimiento, control y mejora de sus procesos. En definitiva, por mantener vivo el cambio.

El objetivo es también mejorar la eficiencia de la Dirección de la empresa en la toma de sus decisiones, tanto de gestión como estratégicas.

Un plan de transformación o reorganización puede contemplar, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Redefinición estratégica del negocio.
  • Diseño del plan de actuación.
  • Asignación de recursos.
  • Impulso de las ventas.
  • Productos y política de precios. Competencia y mercado.
  • Optimización de recursos productivos y medios.
  • Mejoras en los procesos productivos y logísticos.
  • Procesos comerciales, financieros y administrativos.
  • Mejora de la eficiencia de la Dirección de la empresa en la planificación y toma de decisiones.
  • Mejora de los canales de comunicación.
  • Optimización de compras.
  • Análisis y reducción de Costes.
  • Gestión de la rentabilidad (Productos, clientes, líneas de negocio …)
  • Análisis del equipo humano. Dimensión, perfiles, productividad, formación.
  • Revisión y adecuación de la situación financiera y económica.
  • Controles de gestión.

Y todo esto, debe llevarse a cabo entre cliente y consultor, porqué una buena actuación de organización no puede limitarse  a definir, asesorar y teorizar. La consultoría debe convertirse en parte activa del proceso de cambio, debe participar plenamente en su implantación, participando y trabajando con cada uno de los integrantes de la empresa, consiguiendo así la plena integración.

SGL Consultores realiza consultoría de organización y estratégica y asesoramiento a empresas siguiendo estos criterios y basándose en una relación de entera transparencia y confianza con sus clientes. No podía ser de otra manera.

Sobre la consultoría… ¿Qué es la consultoría?

Lego Consultoría

Se ha definido el concepto de Consultoría  como aquel “servicio  prestado por una persona o personas independientes y calificadas, para la identificación e investigación de problemas relacionados con políticas, organización, procedimientos y métodos; recomendación de medidas  apropiadas y prestación de asistencia en la aplicación de dichas recomendaciones” (Instituto de consultores del Reino Unido).

Dicho de una manera más sencilla: Es un servicio al que las empresas recurren cuando necesitan ayuda para encontrar soluciones a situaciones o problemas que no saben o no pueden afrontar por sí mismas. De igual manera, cuando buscan nuevas oportunidades o proyectos de futuro que les permita crecer o alcanzar  objetivos estratégicos. Es, en definitiva, un servicio de apoyo y ayuda  para las empresas.

Los servicios de consultoría ayudan a las empresas a identificar y definir los problemas que les afectan, a analizar las causas que los han provocado y a acometer las acciones necesarias para su solución. Son servicios que se contratan para mejorar  los sistemas y métodos establecidos, para planificar y gestionar los cambios en la organización y para perfeccionar o asesorar a los integrantes de la empresa. Aportan, así mismo, soporte y apoyo a planes de crecimiento, de organización o de mejora de resultados.  Y todo ello, con una visión y un ángulo diferente a los que internamente se aplicaban en la empresa.

El proceso de consultoría debe ser realizado siempre de manera conjunta entre los consultores y la propia empresa, entendiendo como empresa a todos sus integrantes. El consultor (asesor, coach, o como queramos llamarlo) debe trabajar codo a codo con el cliente con una total transparencia y confianza, prestándole una atención muy personalizada y ofreciendo siempre un valor añadido. Se debe conseguir el equilibrio perfecto entre lo que la empresa necesita y quiere, y lo que el consultor le puede aportar para alcanzar los cambios deseados. Y siempre teniendo presente qué, aunque el consultor sea el mejor del mundo, nunca sabrá más del negocio que el propio cliente.

Por ese motivo, el papel de los servicios de consultoría es el de liderar el proceso y convertirse en el instrumento del cambio, formando y transmitiendo conocimientos empresariales y organizativos, técnicas y habilidades, y motivando al equipo de cara al cambio consiguiendo la máxima participación de todos sus integrantes.

Pero no nos engañemos, por mucho que se empeñe el consultor en que los cambio se produzcan, si los integrantes de la empresa no están por esta labor, el trabajo, a la larga, habrá sido inútil. En poco tiempo todo volverá a ser igual que antes de su llegada. Por tanto, una vez que el proceso de consultoría haya finalizado debe ser la propia organización y sus integrantes los que continúen internamente con los procesos de cambio iniciados.

Los servicios de consultoría pueden practicarse de formas muy diferentes y con una amplia gama de técnicas o estilos, pero, en general, se deben realizar siguiendo las siguientes fases:

  • Iniciación.  Análisis de información general de la empresa y específica del trabajo.
  • Diagnóstico de la situación.
  • Planificación y Plan de acción.
  • Implementación.  Ejecución del trabajo.
  • Presentación de resultados.
  • Evaluación del servicio de consultoría y finalización (Partida del consultor).

Como resumen, un buen servicio de consultoría debe caracterizarse por lo siguiente:

  • Empatía y capacidad de ilusionar.
  • Imaginación y creatividad.
  • Independencia e imparcialidad.
  • Capacidad de identificación de los problemas y no perder nunca de vista la realidad.
  • Visión de futuro.
  • Eficacia: Proporcionar soluciones reales y específicas.
  • Promover el cambio: Convertirse en “agentes del cambio”.
  • Aportar soporte, ayuda, formación, conocimientos y nuevas técnicas de gestión.
  • Compromiso con la empresa: Trabajar conjuntamente con el cliente y para el cliente.
  • Promover la participación activa de toda la empresa.
  • Apoyar y asesorar en la toma de decisiones.

Y todo con un fin: Alcanzar una gestión más óptima de las empresas y conseguir una estructura sólida y fuerte que permita afrontar cualquier reto con garantías de éxito.

Esta es la labor de SGL Consultores y lo que podemos ofrecer a nuestros clientes.

¿A quién debo retener y a quién no?

Quesitos 2 03

Como empresarios estamos obligados por Ley a realizar retenciones a nuestros proveedores. Pero ¿Hay que retener a todos los proveedores o sólo a algunos? ¿A quiénes entonces? ¿Cómo sabemos nosotros como empresarios si un proveedor nuestro es susceptible de retención o no? Vayamos al lio…

Primera regla: “Retener” significa no abonar a nuestro proveedor un % de su factura con el fin de ingresarlo posteriormente a Hacienda como pago a cuenta del IRPF del profesional. El importe de la retención se establece por Ley y debe incluirse en la factura. Por tanto,las retenciones del IRPF son importes entregados a cuenta a la Agencia Tributaria en previsión del resultado de la declaración de la Renta.

Segunda regla: Por norma general, la retención se realizará a los profesionales que ejerzan su actividad como personas físicas, como Comunidades de bienes o como Sociedades Civiles.

En este caso, los porcentajes establecidos por Ley son del 21% (a partir del 1 de enero de 2014 se reduce al 19%) y del 9% para nuevos autónomos en actividades profesionales durante el año de inicio de la actividad y los dos siguientes. (Ver comentario del 16 de enero de 2014)

Tercera regla: Existen personas físicas que no realizan actividades profesionales sino que su actividad es empresarial. En este caso no procederá la retención.

La diferencia entre ambas actividades es que la persona física que actúa como profesional centra su actividad en el ejercicio de su profesión sin tener una estructura empresarial o de negocio más allá del ejercicio propio su actividad. Por el contrario, la actividad empresarial se centra en el desarrollo del negocio y en la organización de la empresa. La calificación de una u otra actividad debe quedar definida previamente mediante el alta en actividades económicas que debe realizarse en la AEAT. Y en función de ella, se estará sujeto a retención o no.

Cuarta regla: Si el empresario persona física tributa en el IRPF por el régimen de estimación objetiva (módulos), y está incluido en el listado del Impuesto de  Actividades Económicas como obligadas  a practicar retención, se le aplicará una retención especial del 1%.

Quita regla: Existen otras actividades de personas físicas sujetas a retención tales como las ganaderas de engorde de porcino y avicultura: 1%, las actividades agrícolas y restantes actividades ganaderas, un 2%, y las actividades forestales, un 2%.

Sexta regla: No procederá realizar retención a las Personas jurídicas, por ejemplo, Sociedades Anónimas o Sociedades de Responsabilidad Limitada.

Regla final: Como la obligación de retener recae siempre en el pagador, el hecho de que el profesional no la incluya en su factura no supone que la retención no deba hacerse. Siempre debe realizarse la retención, si se está obligado a ello, claro.

Ley de apoyo a los emprendedores

 

Bombilla 2.2

Se acaba de publicar la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y su internacionalización,  que tiene como principal objetivo impulsar la actividad emprendedora y empresarial, favoreciendo la cultura y la iniciativa emprendedora, facilitando la creación de empresas, estableciendo apoyos fiscales, de Seguridad Social, de financiación, de contratación laboral, y de fomento para la internacionalización de las empresas españolas.

Destacamos los puntos más representativos:

  • Creación de la figura del Emprendedor de Responsabilidad Limitada, mediante la cual las deudas empresariales no afectarán a la vivienda habitual si el valor no supera los 300.000 euros.
  • Creación de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva. Sociedades que se constituyen sin necesidad de aportar el capital mínimo de 3.000 euros. El  régimen jurídico es idéntico al de las sociedades de responsabilidad limitada, excepto para determinadas condiciones que garanticen los intereses de terceros.
  • Agilización en la creación de empresas, tanto como empresarios de responsabilidad limitada, como en forma societaria, mediante modelos simplificados y procesos telemáticos. Además, se crean puntos de atención al Emprendedor con ventanillas para realizar todos los trámites para el inicio, ejercicio y cese de la actividad empresarial.
  • IVA de caja. Los autónomos y las PYMES podrán abonar el IVA de sus facturas emitidas en el momento en que estas sean cobradas, y no en función de la fecha de emisión. Podrán acogerse a este régimen los sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones no supere los dos millones de euros. Es un régimen opcional.
  • Medidas concretas de reducción de cargas administrativas. Reducción de cargas de los servicios estatales de estadística y de la gestión para la prevención de riesgos laborales, reducción de cargas contables, ampliando la posibilidad de formular balance abreviado, posibilidad de legalización telemática de los libros obligatorios en el Registro Mercantil y puesta a disposición de un nuevo libro electrónico de visitas para las inspecciones de trabajo.
  • Apoyo fiscal en la reinversión de beneficios. Deducción de un 10% de los beneficios obtenidos  en el ejercicio en el que se produzca la reinversión. Será aplicable a empresas con un volumen de negocio menor a diez millones de euros, y válido para los periodos impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2013.
  • Apoyo a la financiación de los emprendedores, modificando la Ley concursal en lo que se refiere a los acuerdos de refinanciación. Se refuerza además el sistema público de avales y garantías públicas para facilitar el acceso al crédito de las empresas.
  • Incentivos fiscales de un 20% para “Business angel” o “capital semilla, con ocasión de las inversiones que realicen de entrada en el capital de sociedad. Se fija la exención total de la plusvalía al salir de la sociedad, siempre y cuando se reinvierta en otra entidad de nueva o reciente creación.
  • Facilidades para la contratación pública. Reducción de cargas administrativas y eliminación de obstáculos al acceso de los emprendedores a la contratación pública. Podrán contratar con el sector público las uniones de empresarios que se constituyan temporalmente al efecto, sin necesidad de elevar la unión en escritura pública hasta que se produzca la adjudicación a su favor.
  • Reducciones en la cuota del Régimen especial de trabajadores autónomos para mayores de 30 años: Un 80% el primer semestre, un 50% para el segundo, y 30% para el tercero de actividad.
  • Fomento de la pluriactividad, con reducciones en las cuotas a la Seguridad Social. Se reducen las cuotas de la Seguridad Social en las nuevas altas, permitiendo la elección de la base de cotización entre el 50% y el 75% de la base mínima de cotización durante los primeros 18 meses, y del 75% en los siguientes 18 meses.
  • Fomento a la internacionalización. Se perfeccionan las cédulas de internacionalización, y se crean los bonos de internacionalización para dar mayor flexibilidad a la emisión de títulos que tengan como cobertura préstamos vinculados a la internacionalización. Se facilita y agiliza la concesión de permisos de residencia.
  • Incentivos fiscales a través de la innovación empresarial. Se permite que las deducciones por I+D+I que puedan aplicarse en un ejercicio, puedan recuperarse mediante un sistema único en España de devoluciones. Este novedoso sistema garantiza a los empresarios recuperar sus inversiones en I+D+I. Se empezará aplicar ya a los gastos e inversiones en I+D realizados en 2013, pudiéndose empezar a cobrar en 2015.
  • Negociación extrajudicial de deudas. El deudor en situación de insolvencia podrá negociar con un mediador concursal, nombrado por un registrador mercantil o un notario, y en los casos de liquidación patrimonial, siendo persona física, quedará exonerado del pago de las deudas residuales si es no es declarado culpable de la insolvencia del concurso.

http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2013-10074

Los 43 tipos de contrato laboral vigentes en España

Firma de contrato de trabajo

Con la inclusión del Contrato indefinido de apoyo a los emprendedores para empresas con menos de 50 empleados y la eliminación del contrato de fomento a la contratación indefinida implantado en 1997 realizados ambos con la  Reforma laboral de 2012, las empresas  españolas pueden elegir, nada más y nada menos, entre 43 modelos diferentes cuando deciden contratar a un trabajador.

Tomando como fuente al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, las modalidades de contrato de trabajo con los que se puede realizar una contratación en España son:

Contratos indefinidos sin deducción

1- Contrato de trabajo por tiempo indefinido ordinario.

Contratos indefinidos bonificados

2- Contrato de trabajo indefinido de apoyo a los emprendedores.

Contratos con derecho a dedución de cuotas

3- Contrato indefinido de un joven por microempresas y empresarios autónomos.

4- Contrato de nuevos proyectos de emprendimiento joven (incentivos).

5- Contrato de trabajo a tiempo parcial con vinculación formativa (incentivos).

Contratos indefinidos o temporales bonificados

6- Contratos bonificados para trabajadores en situación de exclusión social.

7- Contratos bonificados para trabajadores en situación de exclusión social por empresas de inserción.

8- Contrato temporal de fomento de empleo para personas en situación de exclusión social en empresas de inserción.

9- Contratos bonificados para trabajadores que tengan acreditada por la Administración competente la condición de víctima de violencia de género, doméstica o víctima de terrorismo.

10- Contrato de trabajo para trabajadores mayores de cincuenta y dos años beneficiarios de los subsidios por desempleo.

Contratos formativos

11- Contrato para la formación y el aprendizaje.

12- Contrato en prácticas.

Contratos de duración determinada

13- Contratos primer empleo.

14- Contrato de obra o servicio determinado.

15- Contrato eventual por circunstancias de la producción.

16- Contrato de interinidad.

17- Contrato de interinidad que se celebre para sustituir al trabajador que esté en situación de excedencia por cuidado de familiares, con reducción de cuotas a la Seguridad Social.

18- Contrato de trabajo de interinidad para sustituir a trabajadores en formación por trabajadores beneficiarios de prestaciones por desempleo.

19- Contrato de interinidad para sustituir a los trabajadores durante los períodos de descanso por maternidad, adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural o suspensión por paternidad.

20- Contrato de trabajo de interinidad para sustituir bajas por incapacidad temporal de trabajadores con discapacidad.

21- Contrato de trabajo de interinidad para sustituir a trabajadoras víctimas de violencia de género.

Contratos de trabajo a tiempo parcial

22- Contrato de trabajo a tiempo parcial.

Contrato de trabajo fijo discontinuo

23- Contrato de trabajo fijo discontinuo.

Contrato de trabajo de relevo

24- Contrato de trabajo de relevo.

Contratos para personas con discapacidad

25- Contrato indefinido para personas con discapacidad.

26- Contrato de trabajo indefinido para personas con discapacidad procedentes de enclaves laborales.

27- Contrato temporal de fomento de empleo para personas con discapacidad. 28- Contrato para la formación y el aprendizaje de personas con discapacidad. 29- Contrato en prácticas para personas con discapacidad.

30- Transformación de contratos en prácticas y temporales para el fomento del empleo de personas con discapacidad en indefinidos con bonificación.

Contratos para la realización de un proyecto de investigación

31- Contrato de trabajo para la realización de un proyecto específico de investigación científica y técnica.

32- Contrato de trabajo de acceso al Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación.

33- Contrato de trabajo para personal investigador en formación.

34- Contratos formalizados con personal investigador en empresas I+D+i.

35- Contrato predoctoral. (Personal investigador predoctoral en formación).

Otros contrato de trabajo

36- Contrato de trabajo de sustitución por anticipación de la edad de jubilación. 37- Contrato de trabajo bonificado para penados en instituciones penitenciarias. 38- Contrato de trabajo a distancia.

39- Contrato de trabajo en grupo.

Medidas de apoyo al mantenimiento del empleo o reincorporación

40- Exoneración de cuotas de Seguridad Social respecto a los trabajadores por cuenta ajena con sesenta y cinco o más años.

41- Bonificación de cuotas de Seguridad Social para trabajadores con regulación temporal de empleo.

Transformación de contratos en prácticas, de relevo y de sustitución

42- Transformación de contratos en prácticas, de relevo y sustitución por anticipación de la edad de jubilación y eventual primer empleo joven, en indefinidos con bonificación.

Contrato de trabajo del servicio de hogar familiar

43- Contrato de trabajo del Servicio de Hogar Familia.

Más información en: http://www.empleo.gob.es/es/Guia/texto/guia_4/index.htm

 

Dietas para gastos de viaje ¿Exentas o no?

Cubos dietas

Denominamos dietas y asignaciones para gastos de viaje a las cantidades que abona una empresa a un trabajador en concepto de gastos de transporte, manutención o alojamiento, cuando éste se desplaza fuera del lugar donde está ubicado su centro de trabajo.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas establece que son retribuciones que recibe el trabajador de su empresa y deben ser incluidas como tales en su declaración de renta, pero como estos importes compensan gastos que efectúa el trabajador con motivo de su actividad laboral no tendrán la consideración de salario y mientras no alcancen los límites establecidos y siempre y cuando se cumpla una serie de condiciones, además de que se acredite, por parte del pagador, los días y lugares de los desplazamientos, su razón y motivo. Si se exceden los límites o se incumplen las condiciones, deberá declararse la diferencia como percepción salarial.

Límites y condiciones establecidas.

Gastos de locomoción: Estarán exentas las cantidades entregadas por la empresa a sus trabajadores como compensación por desplazamientos a un lugar distinto al de su centro de trabajo. Si estos gastos se han generado con el uso de un medio de transporte público, se compensará la cantidad justificada mediante factura o documento equivalente. Para el resto de casos, se compensará la cantidad que resulte de calcular 0,19 euros por kilómetro recorrido, siempre que quede justificado el desplazamiento. Estarán incluidos, además, los gastos por peajes y/o aparcamientos, debiendo estar también debidamente justificados.

Gastos de manutención y estancia: Estarán exentos aquellos gastos generados por el trabajador (restaurantes, hoteles y demás establecimientos de hostelería) cuando por motivos laborales deba desplazarse a un municipio distinto al de su centro de trabajo y al que constituye su residencia, con los siguientes límites diarios:

  1. Cuando se pernocte, los gastos de estancia se compensarán por los importes que se justifiquen debidamente. En el caso de los gastos de manutención, se abonarán como máximo 53,34 euros diarios en desplazamientos dentro del territorio español, ó 91,35 euros diarios para desplazamientos al extranjero.
  1. Cuando no se pernocte, la compensación al trabajador por gastos de manutención no deberá exceder de 26,67 euros diarios para desplazamientos dentro del territorio español o de 48,08 euros si se trata de desplazamientos al extranjero.
  1. Salvo en algunas excepciones, no se considerarán exentas las cantidades abonadas por estos conceptos cuando el desplazamiento y permanencia sea por un período continuado superior a nueve meses. A estos efectos, no se descontará el tiempo de vacaciones, enfermedad u otras circunstancias que no impliquen alteración del destino.

Los importes abonados por estos gastos de locomoción, manutención y estancia que excedan de los límites establecidos estarán sujetos a gravamen, y por tanto serán considerados como retribuciones salariales al trabajador.

Un aspecto a tener en cuenta, y que muchas empresas desconocen, es que los importes por dietas y asignaciones para gastos de viajes, en las cuantías exceptuadas de gravamen del IRPF deben incluirse a modo informativo en la nómina del trabajador como percepción no salarial, y además deben incluirse en el Certificado anual de retenciones que se entrega a cada trabajador, en su apartado “Dietas exceptuadas de gravamen y rentas exentas del impuesto”.

Otros casos

No quedarán exentas de las cantidades que un trabajador percibe en concepto de plus de locomoción y plus de transporte tributando plenamente en el IRPF como rendimientos de trabajo sometidos a retención. Así mismo, las asignaciones para gastos de desplazamiento desde el domicilio del trabajador a su lugar de trabajo habitual o viceversa no estarán exoneradas.

Las cantidades satisfechas en concepto de ayuda de comida no pueden entenderse exentas de gravamen, puesto que no asegura el destino exclusivo a la finalidad prevista. No obstante, existen fórmulas como los comedores de empresa o el denominado “Ticket restaurante” que permiten no tributar por este concepto, siempre y cuando no se superen los límites y condiciones establecidas.

El descuelgue de los convenios colectivos en las empresas

descuelgue 1

Uno de los aspectos más significativos de la nueva regulación puesta en marcha con la Reforma Laboral, aprobada en marzo del año pasado como Real Decreto Ley y posteriormente en Julio como Ley, es la posibilidad que se da a las empresas de descolgarse de los convenios colectivos, revisando, como medida temporal, sus condiciones laborales para adaptarlas a su situación económica, y como una alternativa a otras medidas como el despido.

Hasta el pasado mes de febrero, y desde su entrada en vigor, se han realizado por las empresas un total de 1.178 inaplicaciones de convenios que afectan a casi 49.000 trabajadores. Y sólo en estos dos meses de 2013 se han realizado 430 para un total de 19.400 trabajadores, según los datos publicados en marzo por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Con la Reforma se establece la posibilidad de inaplicar las condiciones de trabajo previstas en un convenio colectivo sectorial aplicable, cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción siempre y cuando exista acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, desarrollando previamente un periodo de consultas.

Por tanto, se da prioridad al Convenio de empresa respecto al convenio sectorial, aunque únicamente podrá afectar a las siguientes materias, imperando en el resto lo establecido por el convenio sectorial:

  •   Jornada de trabajo y planificación de vacaciones.
  •   Horario y distribución del tiempo de trabajo.
  •   Régimen de trabajo a turnos.
  •   Sistema de remuneración y cuantía salarial: salario, complementos, horas extras…
  •   Sistema de trabajo y rendimiento.
  •   Funciones (las que excedan del art. 39 ET)
  •   Mejoras voluntarias o complementos a las prestaciones de la Seguridad Social, tales como la incapacidad transitoria.

La inaplicación no afectará a las obligaciones establecidas en convenio para la eliminación de las discriminaciones por razones de género o de las que estuvieran previstas en el Plan de igualdad de la empresa.

Causas económicas

Se entiende que existen causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas. Se entenderá que la disminución es persistente si durante dos trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior.

Causas técnicas

Cuando se produzcan cambios, entre otros, en los medios o instrumentos de producción.

Causas organizativas

Cuando se produzcan cambios, entre otros, en los sistemas y métodos de trabajo del personal en el modo de organizar la producción.

Causas productivas

Cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado.

Acuerdo entre las partes

Cuando el periodo de consultas finaliza con acuerdo, se presume que existen las causas necesarias que justifican el descuelgue, y sólo podrá ser impugnado por la existencia de fraude, dolo coacción o abuso de derecho.

El acuerdo deberá determinar con exactitud las nuevas condiciones de trabajo aplicables en la empresa y la duración del acuerdo, que no podrá prolongarse más allá de la vigencia del convenio que se deja de aplicar.

Falta de acuerdo

En caso de que el acuerdo no se alcance, la solución de las discrepancias deberá seguir el siguiente orden:

Cuando durante el periodo de consultas no se alcanzara el acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, cualquiera de las partes podrá someter la discrepancia a la Comisión paritaria del convenio.

Si no se somete, o la comisión paritaria no resuelve, ambas partes de común acuerdo, pueden acudir a los procedimientos de mediación o arbitraje establecidos en los acuerdos interprofesionales estatales o autonómicos previstos. La decisión, en su caso, será vinculante.

Y si aun así no se lograra acuerdo, o si no fueran aplicables los procedimientos descritos, cualquiera de las partes puede someter el asunto a la Comisión Consultiva de Convenios Colectivos correspondiente o a su equivalente autonómico, la cual decidirá directamente, o procederá a nombrar un arbitraje que deberá resolver en un plazo no superior a 25 días. La decisión de cualquiera de estos órganos tendrá la eficacia de acuerdo alcanzado en periodo de consultas, y será vinculante para ambas partes.

El resultado final se notificará a la autoridad laboral a efectos de depósito para su conocimiento.

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2012-9110&tn=1&p=20130126#a14