¿Qué está pasando con el salario de los Administradores en las Empresas?

Últimamente la Agencia Tributaria está “discutiendo” el concepto de salario en los Administradores de las Empresas, procediendo a la emisión de paralelas del Impuesto de Sociedades al no considerar como gasto deducible estas remuneraciones.

corbata3¿De dónde proviene esta práctica?

Pues bien, la AEAT comprueba el modelo 190 de Resumen anual de retenciones a los trabajadores que cada empresa presenta anualmente. Comprueba, así mismo, los Estatutos Sociales de la Sociedad, y en aquellas en las que, estatutariamente, se considera el cargo de administrador “gratuito”, o bien no se especifica nada al respecto,  se procede a la emisión de la liquidación paralela, al entender qué, si el cargo es gratuito, no puede deducirse ningún tipo de remuneración en el Impuesto de Sociedades.

¿Por qué ocurre esto?

Hay que diferenciar dos casos:

1- Aquellas Compañías en las que el Administrador efectúa labores únicamente de Administrador.

2- Compañías en las que el Administrador, aparte de realizar las funciones propias de su cargo, realiza un trabajo propio y efectivo dentro de la Sociedad.

En el primer caso, donde el Administrador efectúa labores únicamente de Administrador, la gestión directa y diaria de la Sociedad no recae en esta persona, sino que únicamente actúa desarrollando aquellas funciones que la Ley establece. En la práctica: Firma y aprobación de Cuentas Anuales, convocatoria de juntas, firma de actas… En este caso, con la mención expresa de gratuidad en los Estatutos, las percepciones del Administrador no son deducibles como gasto en el Impuesto de Sociedades, y por tanto la liquidación que efectúa la AEAT es correcta, independientemente que se pueda discutir por su forma o procedimiento.

En el segundo caso nos encontramos con Compañías en las que el Administrador, aparte de realizar las funciones propias de su cargo, realiza un trabajo propio y efectivo dentro de la Sociedad, que, generalmente, es de dirección o gerencia de la Sociedad: Negocia, contrata, organiza, gestiona ventas, efectúa pagos…, esto es, un trabajo que se desarrolla diariamente y en el cual queda justificado que se puede percibir un salario. Y este salario “sí” es deducible como el de cualquier otro empleado o asalariado de la Empresa. Pero con un matiz importante, es deducible siempre que sea demostrable que la remuneración es por el trabajo efectivo y diario en el negocio, mientras qué las labores o actuaciones realizadas como Administrador puro y duro de la empresa deberán seguir siendo gratuitas, salvo claro está, que los estatutos sociales establezcan el cargo es retribuido, lo cual es otro cantar.

¿Cúal es entonces la forma de actuar?

1- ¿Poner que el cargo de administrador como retribuido y retribuir a los Administradores con un 42% de retención?

Según la consulta reaestatutos2lizada a la AEAT sobre el tipo de retención que debe aplicarse a los administradores de sociedades que, al mismo tiempo están contratados como trabajadores de la sociedad,  la respuesta de la administración es que las retribuciones que se perciban por la condición de Administradores de la Sociedad estarán sometidas a un tipo de retención del 35% (En los períodos impositivos 2012 y 2013, el porcentaje se eleva al 42 %), y las retribuciones que se perciban como trabajadores por cuenta ajena estarán sometidas al procedimiento general de cálculo de retenciones previsto en la normativa vigente, con el mínimo del 15% si derivan de relación laboral especiales de carácter dependiente, de altos directivos.(https://www2.agenciatributaria.gob.es/ES13/S/IAFRIAFRC12F?TIPO=R&CODIGO=0127397)

Entonces ¿Es conveniente realizar dos tipos de remuneraciones, teniendo en cuenta que para que sea deducible la de Administrador debe estar fijada en los Estatutos Sociales?

Existe una amplia opinión de los expertos que recomienda modificar los Estatutos Sociales, reconociendo el carácter retribuido del cargo de Administrador independientemente de la percepción que se reciba como trabajador, y marcando claramente en estos Estatutos que los trabajos distintos a las funciones como Administrador serán retribuidos como rentas del trabajo y valorados conforme a la Legislación Laboral vigente. Habrá que determinar en junta general de socios cual es la cuantía de la retribución y sobre ésta retener el 42%.  Si además, los Administradores ejecutan trabajos en el proceso diario y productivo de la Empresa, deberán tener una nomina de acuerdo con su cualificación y funciones, realizando la retención que le corresponda en función de los ingresos y circunstancias familiares y personales que tenga.

2- ¿O se debe mantener la gratuidad del cargo de Administrador, percibiendo remuneraciones únicamente por el trabajo efectivo dentro de la Sociedad?

En este caso, debe mantenerse en los Estatutos Sociales que el cargo de Administrador se desarrolla de manera gratuita. Así mismo, se deberá especificar en ellos que si alguno de los Administradores presta a la Sociedad servicios efectivos para su desarrollo diario y normal, la remuneración que perciban por este concepto lo será en función del trabajo que desarrollen con arreglo a la Legislación Mercantil o Laboral ordinaria y con la retención que corresponda según la Legislación Tributaria.  Es importante, incluir en la Memoria anual las cantidades percibidas y el concepto por el que se cobran.

En cualquiera de los dos casos, gratuito o no, se recomienda que la categoría que figure en la nómina percibida por los trabajos diarios realizados en la Empresa, no sea la de Administrador o Gerente. Simplemente deben elegirse categorías tales como Oficial administrativo, Jefe de equipo, de Contabilidad…

Con todo lo dicho, hay para todos los gustos, ya que el tema es muy complejo y el criterio tributario de la Administración varía en cada caso.

Nuestra opinión general, salvo casos concretos, es la de mantener en los Estatutos Sociales la gratuidad de las funciones realizadas por el cargo de Administrador y la posibilidad de que los Administradores puedan prestar servicios a la Sociedad en su actividad ordinaria, y si este es el caso, percibir una remuneración, bien por nómina o bien mediante la emisión de la correspondiente factura de servicios profesionales, sujetas ambas a la correspondiente retención.

Lo dicho, para todos los gustos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s